Píxeles como puños

Anónimo preguntó: ¡Mugroso!